, ,

Implante capilar no quirúrgico

Ante la situación de pérdida de cabellos, el implante capilar no quirúrgico es una solución ideal.

Este implante está hecho a base de prótesis compuestas, en donde, el elemento básico es un polímero desarrollado con exclusividad. La base se conoce como “micro skin”, que posee una textura similar a la piel humana, adaptándose perfectamente al formato y temperatura del cuero cabelludo, al cual tiene que cubrir. Su utilización permanente no causa ningún trastorno ni problema, incluso en los días de mucho calor. Es importante destacar, que el profesional evalúa todos los factores importantes que deben considerarse para que el tratamiento sea efectivo en el paciente.

El uso de la prótesis capilar no conlleva a modificar el estilo de vida de quien la usa. La prótesis capilar exige un mantenimiento periódico y el tiempo de estos mantenimientos generalmente es cada cuatro semanas.

El paciente puede encargarse de la higiene de la prótesis, utilizando el shampoo y el acondicionador recomendado por la empresa que fabricó la prótesis.

Vale resaltar que el implante capilar no quirúrgico se diferencia de una peluca común, ya que ésta se compone de cabellos, mayormente sintéticos, agrupados en una base de tela, sin algún tipo de fijación segura, mientras que, la prótesis tiene una película finísima de piel sintética, con tecnología de última generación, donde se implantan siempre cabellos naturales, hebra por hebra, conforme a la cabellera del paciente, brindándole un aspecto absolutamente natural, sin cuidados especiales, con fijación segura al cuero cabelludo y sin restricción de movimientos.